01 junio, 2009

LA FUERZA CREADORA

De toda la vida se nos a dicho, que el Sol es una bola de fuego, y que emana temperaturas de millones de grados centígrados.
Hay quien dice, que podría llegar a tener, 36.000 millones de grados centígrados.
Yo particularmente lo dudo.
De ser cierta esa enorme temperatura que se le supone al Sol, los astronautas que salen al espacio se achicharrarían dentro de los satélites artificiales que giran alrededor de la tierra.
Además, se a podido comprobar, que a medida que se iban alejando de la tierra, la temperatura iba disminuyendo progresivamente hasta limites verdaderamente insospechados.
 
Hay que tener en cuenta que el metal se funde a 3.800 ºC
Los Rusos y los Norteamericanos han enviado satélites precisamente hacia el Sol y no se han destruido, también las mandan a Venus, y tampoco se destruyen.
De ser cierta esa enorme temperatura, que se dice tiene el Sol, los metales de las sondas terrestres, tendrían que haberse fundido.
Creo que lo que el Sol emana es un tipo de energía pura y que al penetrar en la atmósfera se transforma en calor, cuanto mas cantidad de oxigeno mas calor.
Un ejemplo claro lo tenemos en Tenerife ( España ) Se puede dar el caso por ejemplo en la isla y en las playas de Tenerife de estar nevando en la cima del Teide mientras que a menos de 100 kilómetros en el sur brilla el sol y la temperatura alcanza casi los 20 grados.
 
La energía pura que el Sol irradia, no solo permite la vida en el planeta, sino que también es la que mantiene a los planetas en sus orbitas y los hace girar en un perfecto equilibrio.
Esa misma energía es la que hace que nuestro sistema Solar gire alrededor de nuestra galaxia y la que hace que nuestra galaxia viaje por el universo a velocidades vertiginosas.
Es la misma energía que mantiene unidos y en constante movimiento a un átomo y a sus partículas orbitales.
Puede decirse que quien conoce el funcionamiento de un átomo, conoce el funcionamiento del universo.
Y quien conoce la energía que mueve un átomo, conoce la energía que mueve el Universo.
Nada queda libre de la energía pura, todas las estructuras dependen de otra mayor.
Dios no ha dejado nada al azar.
Esa energía es inteligente, lo es todo y lo mueve todo. Puede decirse que esa energia es la energia de DIOS. DIOS moviendo el universo. Esa energía es DIOS. Nosotros somos parte de esa energía y por lo tanto somos parte de DIOS. El nos ha regalado una pequeña parte de su energía, nos ha regalado una pequeña parte de El. Somos una pequeña parte de El, somos sus hijos. Esa energía o DIOS como prefieras llamarlo a sido capaz de crear todo este enorme Universo todo lo visible e invisible. Es una energía creadora. Todos llevamos esa energía creadora, somos parte de ella, por lo tanto podemos crear para nuestra vida todo aquello que deseemos. Nuestros deseos son ordenes para nuestra fuerza creadora , esas ordenes son obedecidas por tu fuerza creadora siempre. Solo tienes que desearlo de verdad con todo tu corazón. Y aunque a ti te parezca increíble sucederá. Tus deseos solo son validos para ti, tanto si deseas cosas malas como buenas te sucederá a ti. La energía creadora no distingue entre tu y los demás porque es UNA SOLA repartida en todo el Universo. Si odias, te estarás odiando a ti y tu energía creadora obedecerá y el resultado puede ser desastroso para tu cuerpo desembocando en cualquier enfermedad. Tu cuerpo tus células todos tus átomos necesitan que tu fuerza creadora los ame, necesitan su AMOR necesitan tu AMOR. La creación solo es posible con AMOR.



Una energía que todos y cada uno de nosotros llevamos en nuestro interior y que siempre obedece a nuestros pensamientos intenciones y deseos.

Es una pena que el ser humano ignore que esto es así y de hay muchas de nuestras desgracias.
La energía creadora no distingue entre tu y los demás por que es una sola repartida en todo el universo, por eso si odias te estarás odiando a ti mismo y la energía creadora obedecerá y el resultado puede ser catastrófico, desembocando en cualquier enfermedad

Es muy importante que sepamos que somos el resultado de lo que pensamos.

Que todo, nuestros deseos, nuestras intenciones, nuestra imaginación, repercute en nosotros y atraemos a nuestra vida todas esas cosas que hemos pensado o imaginado.

Para todo el que tenga dudas del poder del pensamiento le recomiendo que vea los resultados del estudio del Dr Masaru Emoto.


El gran secreto ( presten atención ) esta en la CONFIANZA.

Hay quien lo llama FE.

La FE no es otra cosa que CONFIANZA.

Confianza, en esa energía creadora, que todos llevamos en nuestro interior, y que es la que hace posible todo.

Confiar en tu energía creadora es confiar en DIOS.

Alguien dijo una vez que si tuviéramos le FE de un grano de mostaza moveríamos montañas.

La ciencia a demostrado que el pensamiento, las intenciones de Amor / odio es capaz de cambiar la estructura molecular del agua.
Si tenemos en cuenta que el 90% de nuestro cuerpo es agua, ¿ como nos afectaran nuestros pensamientos a nosotros mismos ?

Además nuestra mente actúa como un gran imán, este es otro gran secreto que debemos de saber.
Es la ley de la atracción, todo lo que desees o imagines vendrá a ti antes o después.

Todo depende de una cosa.

Todo depende del grado de confianza que tengamos en nuestra fuerza creadora, y si creemos o no en ella.
Esto no quiere decir, que si no crees, no va a suceder lo que desees o imagines, sucederá igualmente.

La cuestión esta en ser conscientes de ello, cuando se es consciente de que esto es real, de que ciertamente atraemos a nosotros y a nuestra vida todo aquello que pensamos e imaginamos, de que nuestros deseos son ordenes, que nuestra fuerza creadora obedece siempre y que influye mucho la intención con la que proyectemos esos pensamientos; cuando se es consciente de que esto es así, todo cambia, y todo cambia, por que nosotros hacemos que cambie, porque sabemos que todo depende de cómo pensamos o actuamos, sabemos que todo influye, nuestra forma de pensar de hablar de dirigirnos a los demás de actuar etc , todo eso hace que lleguen a nuestra vida cosas buenas o malas, todo depende de nosotros, todo depende de cómo enfoquemos la energía creadora, ella creara para nosotros lo que nosotros deseemos crear.
Creer es crear.